El verdadero hombre masculino. #9

ImageEl verdadero hombre masculino pidió un café, y de un solo trago apuró el abrasador líquido, para sorpresa de los parroquianos, pues ni un gesto de dolor asomó a su curtido rostro. 

Acto seguido se encendió un cigarro, pero ante tamaña muestra de dureza, nadie osó decirle nada, por miedo a las posibles represalias, y tras consumirlo, ante la estupefacta mirada del camarero se fue al baño, pues ya se sabe, café y cigarro, muñeco de barro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s