El verdadero hombre masculino. #7

ImageEl verdadero hombre masculino estaba, después de más de un mes, cortándose las uñas (de las manos), pues esta no era una tarea que le resultase agradable ni de vital importancia, así que habitualmente la dejaba pasar hasta que se volvía de vital importancia.

Pero el verdadero hombre masculino tenía otras cosas relacionadas con la higiene que resolver, y no se veía capaz de afrontarlas todas, y es que en sus orejas, habitualmente cubiertas por abundante pelo, se podrían cultivar patatas, tras años de ni introducir el dedo para ver que había allí.

El verdadero hombre masculino vio la oportunidad y la cazó al vuelo. Se cortó todas las uñas menos la del dedo meñique, que dejó larga para recolectar toda la mierda de sus orejas, la cual depositó en un bote para empezar a producir su propio abono masculino.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s